Antecedentes de la BEFT


La Facultad de Ciencias Sociales se creó en 1975 por la necesidad de agrupar en una sola Facultad las diferentes escuelas afines que estaban dispersas dentro del conglomerado universitario.

Debido a esta situación, se buscó una integración administrativa y física; misma que se logra en 1980 al instalarse en el edificio de Ciencias Sociales que incorpora a las escuelas de Antropología y Sociología, Ciencias de la Comunicación Colectiva, Trabajo Social, Historia, Geografía, Ciencias Políticas y Psicología.

Una vez ubicadas en una sola planta física, la tarea inmediata fue el proceso de integración académica y administrativa.

Dentro de este contexto, alrededor de 1980, surge la idea de contar con una biblioteca centralizada para la Facultad que fortaleciera los cursos que se impartían en cada escuela, por cuanto las unidades académicas contaban al momento de la integración física, con "centros de documentación y bibliotecas", cuyas colecciones y funcionamiento distaban mucho de ser ideales, además, en su mayoría, carecían de personal capacitado e instalaciones adecuadas.

Estos son los inicios de lo que hoy conocemos como "Biblioteca Eugenio Fonseca Tortós", que tuvo como base el valioso acervo de la Escuela de Historia y Geografía.

A finales de 1981 por acuerdo del Consejo Asesor de la Facultad de Ciencias Sociales, se crea la Biblioteca y conjuntamente se establece un plan para centralizar esas colecciones dispersas en las diferentes escuelas, así como personal profesional.

En la actualidad esta unidad de información, se encuentra plenamente consolidada, contando con personal profesional y una planta física, en el primer piso de la Facultad de Ciencias Sociales.





Biblioteca Eugenio Fonseca Tortos, Derechos Reservados (c) 2006